Apostando en el circo de Mérida XVII. La prueba.

Se oía el canto de los gallos cuando alguien tocaba la puerta de la domus de los Salvius. Sonaba a puñetazos sórdidos y pesados.

El disco solar aún no se asomaba por el perfil granítico de las montañas, y los sirvientes de la casa andaban preparando las rutinas del día a día.

Tercia Casandra y su madre habían decidido entregar a Casio a la guardia de Claudio, para evitar problemas con prometido y su Padre, ausente por una cuestión médica. Su prima Silvia no compartía la decisión ya que pensaba que Casio sería un buen auriga y con Claudio acabaría de esclavo para labores agrícolas o mineras. ´´Hay mucho dinero en ese chico, hablaré con mi prima-pensaba Silvia´´

El esclavo mayordomo avisó a las damas que la guardia reclamaba a Casio. Tercia le dijo junto con su madre que no eran horas de importunar y que esperarían a la vuelta de su padre para que él tomara la decisión.

  • El soldado Africano le dio la noticia a Claudio que aguardaba en el lupanar con gesto enfadado y más bien preocupado. ´´espero que ese Casio sea sólo un campesino lego, o puede que la lie´´

Casio, despertado por el ajetreo de la casa seguía somnoliento y como ajeno al peligro. Ël tenía en su bolsillo un pergamino que le dió su amigo Cayo la noche de su muerte. No quería enseñarselo a las damas porque era un pasquín del lupanar y debía guardar la moral romana, pero sabía que tenía ciertos símbolos que alguien podría interpretar. Y podía ser su baza para negociar su libertad.





Ver las imágenes de origen
Ver las imágenes de origen

-Tercia, ¡¡al final nos dices lo que sabes¡¡….Casio. Estos símbolos pueden ser mensajes de Cayo por si algo le pasaba…no crees…

-Casio, respondió: no sé Tercia…sólo me dijo guarda este pergamino por si te hace falta en un futuro, sólo me dijo eso. Y luego salió de la taberna y ya apareció muerto. Pensaba que eran unas notas médicas de las suyas, alguna medicina o receta que había obtenido de sus viajes. Y no quería que la viera su padre, por ser medicina de bárbaros incivilizados.

  • Acaso eres médico,dijo Tercia, ¡¡por si te hace falta¡¡. Se refería a tí, a tu vida…la suya

Silvia observaba las figuras y llamó al jefe de su guardia: que es esto Dimitrius, hay un soldado en ese dibujo.- Señora parece un yelmo de soldado con su alforja y venablo de combate, es una representación de sus armas de combate, lo hacemos para pasar el rato en las guardias.

Llamar a Dafne, dijo Tercia; que opinas Dafne de estos dibujos: ´´el cuervo y el caduceo, la vara son símbolos médicos, quizás sea una receta secreta para curar a los soldados. Y la luna y el arado dan pistas de cuando se planta y recolecta con la lanza de poda´´.

Quizás alguien quería esa receta, sentenció Tercia: ´´el ejército paga grandes sumas de sestercios si un avance técnico, o médico propicia la superioridad en la batalla´´. Silvia dijo: ´´Por eso los soldados te buscan, quieren esa receta y tu silencio´´.

La madre de Tercia, que escuchaba desde el atrio la acalorada charla de la habitación, llamó al mayordomo y le dijo que esperarían a la llegada de Julio Patter para que él tomara la decisión de cuándo y cómo entregar a Casio. Sólo él podía tomar esa decisión. Y que el prometido de su hija insistiera en su entrega, decía mucho de su poco estilo al tratar con gens patricia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s