Apostando en el circo de Mérida XVIII. Manos despiertas.

  • La noche se ceñía sobre la los tejados de la ciudad, se cerraban los portones de las murallas y la guardia iniciaba su ronda nocturna. Los murciélagos empezaron a volar con su errático estilo, buscando insectos que comer.

En la habitación de Tercia Casandra se habían encendido unas lucernas de aceite para leer el manuscrito que Casio había traído. Apenas tenía unos símbolos, que según los soldados eran de tipo Mitraico y unas letras que no se entendía bien, parecían una fecha muy larga.

Tercia se recostó en la cama y llamó a Dafne, se encontraba cansada y tenía miedo que apareciera Claudio por la noche para reclamar a Casio. Y aún si esto no sucediese, tendría que convencer a su Padre para que lo entregara en buenas condiciones, evitando su extradición a las minas o galeras.

Dafne se tumbó sobre la cama por mandato de Tercia y se puso a su regazo. Tercia tomó la mano de Dafne…acto que sorprendió a la griega.

-¿Has estado alguna vez con una mujer? preguntó Tercia

-No señora, no es costumbre griega, allí los hombres si yacen con varones. Las mujeres se casan para dar hijos legítimos y gobernar la casa, jaja…

-Y porqué servistes en un palacio griego solo de mujeres, antes de venir aquí…con tu belleza seguro que los hombres habrían pagado mucho por tí, o prefieren a los jovenzuelos, jeje.

-Dafne sorprendida le dijo ! yo nunca le he contado eso! retirando la mano al mismo tiempo.

-Las dos se sentaron sobre la cama y se miraron fijamente durante el tiempo que suele pasar una estrella fugaz.

-Sabe Señora, ha leido mi vida, la ha visto al tomar mi mano…dijo nerviosa.

-No me llames Señora cuando estamos solas, puedes llamarme Casandra, dijo con una sonrisa tímida. Y no digas tonterías, tú me lo contarías en alguna ocasión. Aunque Tercia se dió cuenta que lo había visto con mucha nitidez, como si lo hubiera vivido…y en eso tembló al recordar lo de su hermano. No dijo esto a Dafne.

-Creo Tercia que tienes poderes para ver la vida de las personas…en Grecia hay oráculos en los templos. Por eso su madre le puso Casandra. Dice la mitología que Casandra pacto con Apolo el don de la profecía si se acostaba con él. Cómo lo rechazó, el Dios la castigó para que nadie creería en sus adivinaciones. Fue la única que predijo el engaño del caballo de Troya.

-Dijo apenada Casandra, algo de cierto hay Dafne. Cuando murió mi hermano, puede ver que moría unas semanas antes cuando nos despedimos en su marcha a León. Pero lo que ví, nada tiene que ver con lo que sucedió…sollozando dijo…no tengo ningún poder, sólo son imágenes que me asaltan, sin sentido…

-Intente recordar lo que vió, lo que ha visto en otras personas y con eso podemos averiguar aquello que tanto le apena…susurró Dafne

-A qué te refieres…

-A la muerte de Cayo, su amigo médico…sé que sufre mucho por él. A la muerte de su hermano, sabes que algo raro, oscuro mas bién hay en esa historia que le contaron. Y ahora al dilema de Casio.

-Eso sonrió Dafne!! Porque no tomas la mano de Casio y quizás salte la chispa. Confía en tu poder Casandra y podremos así, averiguar qué está pasando.

-Tercia ordenó al Mayordomo que presentase a Casio en su habitación, tras haberle dado primero un baño perfumado y una limpieza de aceite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s