Apostando en el circo de Mérida XVIII. Manos despiertas.

La noche se ceñía sobre la los tejados de la ciudad, se cerraban los portones de las murallas y la guardia iniciaba su ronda nocturna. Los murciélagos empezaron a volar con su errático estilo, buscando insectos que comer. En la habitación de Tercia Casandra se habían encendido unas lucernas de aceite para leer el manuscrito … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XVIII. Manos despiertas.

Anuncios

Apostando en el circo de Mérida XVII. La prueba.

Se oía el canto de los gallos cuando alguien tocaba la puerta de la domus de los Salvius. Sonaba a puñetazos sórdidos y pesados. El disco solar aún no se asomaba por el perfil granítico de las montañas, y los sirvientes de la casa andaban preparando las rutinas del día a día. Tercia Casandra y … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XVII. La prueba.

Apostando en el circo de Mérida XVI. Noche de cuentos.

Se oían los pasos de la ronda nocturna de la guardia militar de Emérita Augusta. La ciudad se volvía apacible por la noche, sobre todo en los barrios del extrarradio. Donde se situaban las casas más nobles. La domus señorial de la familia Salvius situada extramuros, era de corte helenista. Estilo que lo denotaban sus … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XVI. Noche de cuentos.

Apostando en el circo de Mérida XV. Civilizados o bárbaros.

El sol se ponía entre las montañas y aún se oía el sonido de los pájaros, como un eco sublime. Durante unos minutos el silencio dominó las caras de los presentes y las miradas se difuminaban sobre el jardín del patio interior de la domus. Un trago de miedo resbalaba por la garganta de Casio … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XV. Civilizados o bárbaros.

Apostando en el circo de Mérida XIV. El viridarium.

La guardia de Silvia llevó a Casio al Viridarium. Patio porticado ajardinado de la domus señorial con un jardín en medio. Y le obligaron a sentarse al lado de la media luna que estaba perpendicular a la cisterna de agua. En el ángulo sureste de este atrio estaban las cubícula diurna. Habitaciones subterráneas de verano … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XIV. El viridarium.

Apostando en el circo de Mérida XIII. La trampa de Tercia.

La tarde de agosto resultaba infinita, el sol parecía no querer esconderse entre las montañas y las chicharras seguían cantando sus canciones de siempre. Casio llevaba toda la sobremesa en la taberna, tomando vino y hablando con sus amigos sobre la posibilidad de hacerse famoso con las carreras de cuadrigas. A veces miraba hacia la puerta … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XIII. La trampa de Tercia.

Apostando en el circo de Mérida XII. Política y Teatro.

  El hecho teatral se organizaba mediante el compromiso contraído por un personaje público, ya fuera un magistrado o el propio emperador en el Imperio, para la celebración de cualquier conmemoración o evento de ludi scaenici. El erario público y el patrimonio personal servían para financiar dichos actos. Generalmente varios funcionarios públicos ponían en marcha el … Continúa leyendo Apostando en el circo de Mérida XII. Política y Teatro.

Viaje a la Edad del Bronce. La Motilla del Azuer.

Emplazado en la vega del río Azuer que le da nombre, este singular y monumental yacimiento arqueológico, se ubicaba controlando y explotando un amplio territorio que permitía el acceso a recursos agropecuarios, y al abastecimiento del agua, preciado y necesario recurso captado desde el nivel freático, en lo que hasta la fecha es el pozo más antiguo de la … Continúa leyendo Viaje a la Edad del Bronce. La Motilla del Azuer.

OSIRIS Y EL CRISTIANISMO

Religión, arquitectura, simbolismo, sobre bases bibliográficas. OSIRIS Y EL CRISTIANISMO por WLFRDM Claude-Brigitte Carcenac publicó su libro Jesús, 3.000 años antes de Cristo. La tesis fundamental que defiende este trabajo es que el cristianismo que hoy conocemos nació en Alejandría bajo la influencia de los judíos que habían abrazado el culto de Serapis, una forma griega de los … Continúa leyendo OSIRIS Y EL CRISTIANISMO